Ictus, la enfermedad contra el reloj

Ictus, la enfermedad contra el reloj

23 septiembre, 2019

Por Jéssica Avilés Vargas, médico del Servicio de Urgencias del hospital HLA Universitario Moncloa.En poco más de lo que
usted tarda en leer este post, se produce un nuevo ictus en España. En suma,
unos 120.000 nuevos casos a lo largo del año. Es la primera causa de mortalidad
en las mujeres españolas y la segunda entre los varones. En Europa la cifra
alcanza los 650.000 fallecimientos anualmente.

Pese a ser una enfermedad
ampliamente divulgada y bastante conocida por la población, merece la pena
insistir en conceptos básicos como los factores de riesgo de padecer un ictus.
Si bien los jóvenes no están exentos, la tendencia aumenta con la edad, afectando
con mayor frecuencia a partir de los 55 años. También influyen las patologías
asociadas como la hipertensión, diabetes, obesidad u otras enfermedades
cardíacas, además del estilo de vida como el tabaquismo, sedentarismo o consumo
excesivo de alcohol, entre las principales causas.

¿Qué es un ictus? Se
trata de una enfermedad cerebro – vascular de aparición súbita que se produce
por la disminución del flujo sanguíneo cerebral. La sangre no llega en la cantidad
necesaria y, como consecuencia, las células nerviosas no reciben oxígeno, dejan
de funcionar y producen algunos síntomas como: asimetría facial, alteración del
habla, debilidad en cara, piernas y/o brazos; confusión, dificultad para hablar,
para caminar y alteración de la visión.

La identificación
inmediata de estos síntomas es crucial en la evolución del enfermo, ya que se
ha demostrado que los pacientes tratados desde el primer momento logran una
recuperación casi total o con muy pocas secuelas. Esto se puede lograr con el
control de los factores de riesgo, la implementación de protocolos y
actuaciones, y la aplicación del Código Ictus.

Podemos diferenciar
los ictus en dos tipologías. El isquémico representa en torno al 80% de los
casos y se debe a una obstrucción del flujo sanguíneo cerebral a causa de un
coágulo que provoca la disminución del aporte sanguíneo. A pesar de ello, este
cuadro no es letal como para provocar la muerte de las células de forma
inmediata, ya que se mantienen con la irrigación de vasos colaterales que
pueden mantenerse estables hasta un máximo de 4,5 – 6 horas, antes de provocar
la muerte celular. De ahí la importancia de actuar rápidamente frente a un
paciente con ictus.

El 20% restante de casos
corresponden a ictus de tipo hemorrágico, y es el resultado de la rotura de un
vaso sanguíneo que provoca un sangrado dentro del cerebro. En pocos minutos las
células comienzan a morir. Entre sus causas se incluyen el aneurisma
hemorrágico o una malformación arteriovenosa.

¿Qué es el Código
Ictus? Se trata del procedimiento de actuación sanitaria basado en el
reconocimiento precoz de los signos y síntomas de un ictus de probable
naturaleza isquémica, que busca priorizar los cuidados médicos y procurar el traslado
inmediato por parte de los servicios de emergencia a un hospital con Unidad de
Ictus, como HLA Universitario Moncloa. Por sus condiciones clínicas, el
paciente puede beneficiarse en este centro de dos tipos de tratamiento: la
trombólisis intravenosa, que consiste en destruir el trombo/coágulo mediante medicación,
o bien, cuándo no se puede realizar este procedimiento, se procede a una
trombectomía para la extracción del trombo.

Es importante tener en
cuenta que no todos los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular serán
catalogados como Código Ictus, para poder aplicar el tratamiento necesario y
oportuno lo antes posible. Para ello, los profesionales contamos con escalas y
diferentes parámetros a seguir que tienen en vida basal de paciente (grado de autonomía habitual de la persona), el
tiempo de aparición y duración de los síntomas, el grado de afectación
neurológica que tiene en el momento, y que el origen sea isquémico y no
hemorrágico. Por tanto, la prevención y la rápida respuesta del entorno son
vitales para el buen trabajo profesional y la mejor respuesta del paciente.

Sobre HLA Grupo Hospitalario

El Grupo Hospitalario
HLA está compuesto por 15 hospitales integrados con 35 centros médicos
multiespecialidad y una red de unidades de referencia en tratamientos de última
generación. 42 clínicas dentales, 11 unidades de reproducción asistida, 30
clínicas oftalmológicas dotadas de la más avanzada tecnología y 436
centros de análisis clínicos completan la estructura que HLA pone a disposición
de sus pacientes. Con 1300 plazas de hospitalización HLA es un referente en la
atención hospitalaria y ambulante. Más de 36 años de experiencia y presencia en
seis países configuran un modelo de atención que basa su filosofía en el
trato humano, la excelencia, el liderazgo, la responsabilidad y la
especialización.


Source link

Share: